Historia

Después de graduarse de la escuela de leyes en 1987 el Sr. Reina comenzó su carrera legal en Houston, Texas en Vinson & Elkins, una firma global de abogados fundada en 1917.

Más tarde el Sr. Reina se traslada a Washington DC, donde se une a la empresae Hogan & Hartson (ahora Hogan Lovells) , que actualmente cuenta con 2.500 abogados aproximadamente en todo el mundo.

Durante su trayectoria como abogado asociado en el grupo de litigios comerciales en Hogan & Hartson , el Sr. Reina descubrió su pasión por la ley de inmigración. Debido a su habilidad en los idiomas extranjeros, la ayuda del señor Reina era requerida por otros abogados de Hogan & Hartson que estaban manejando los casos de asilo Pro bono en nombre de los extranjeros indigentes.

Enseguida el Sr Reina resolvió él mismo varios casos de asilo, y pensó que había acertado realmente en la decisión de estudiar derecho.

En una ocasión, en la conclusión de uno de sus primeros casos de asilo, el Sr Reina y su cliente escuchaban atentamente la decisión del juez en la corte de Inmigración. Una vez que el juez dictaminó que se le concedía la solicitud de asilo, el cliente se volvió hacia su abogado el Sr Reina, le abrazó llorando, emocionado después de la tensión ante la duda de ser o no deportado.

Qué mayor satisfacción puede obtener un abogado?

Muchos años más tarde el Sr. Reina relacionó por escrito su pasión por las leyes de inmigración con su educación jesuita.

“Mi práctica en inmigración me ha permitido servir a las personas más vulnerables que hay en nuestro entorno. Nunca, cuando estaba en la facultad de derecho me imaginaba que iba a ayudar a decenas de miles de personas y cambiar sus vidas para siempre. Tengo ese privilegio hoy. Es inconcebible para mí que Dios deseara que hiciera cualquier otra cosa. Con muy pocas excepciones, todos mis clientes son relativamente pobres y muy desfavorecidos. Muchos viven con el temor constante de ser deportados. El sentido de la justicia social y mi práctica de la ley es un legado importante de mi educación en los jesuitas”.

Después de unos años en Hogan & Hartson, el Sr. Reina regresó a Dallas, Texas, donde se crió.

Después de un año, abrió su propia oficina desarrollando y resolviendo más y más casos de inmigración. Ya en 1996 el cien por cien de su trabajo consistía en asuntos de inmigración. Ese mismo año, se unió a la Asociación de Abogados de inmigración Americana AILA .

Durante varios años el Sr. Reina trabajó sin la ayuda de ningún otro abogado. En 2000, presentó su candidatura ante la Junta de Certificación en el ámbito de la inmigración y la ley de nacionalidad y fue completado con éxito por la Junta.

Con la certificación en el ámbito de la ley de inmigración y nacionalidad y completado con éxito el examen de certificación de la junta, el Sr Reina contrató a principios de 2001 al primer abogado para que se uniera a su práctica y ” José Reina, PC” se convirtió así en ” Reina & Associates. “

En los años siguientes, el Sr. Reina llevó cientos de casos de remoción (deportación) y su práctica creció enormemente. Pronto se necesitaban más y más abogados para manejar la carga creciente de trabajo en la empresa.

Durante muchos años, de hecho desde 1997. Mr. Brian Bates, había demostrado ser un mentor muy inspirador y alentador. El Sr. Bates, que goza de una gran reputación a nivel nacional, conocía al señor Reina como un litigante extraordinario en inmigración, que había presidido el Capítulo de AILA

Texas, y que en dos ocasiones había recibido el premio de litigios del Capítulo de AILA Texas.

El Sr. Bates no sólo era un abogado espectacular, sino también un generoso mentor y amigo.

Cuando la oportunidad de trabajar juntos se materializó en 2007, el Sr. Reina se acercó al Sr. Bates con la idea de unir fuerzas y la apertura de una oficina en Houston, encabezada por el Sr. Bates. En julio de 2007, su asociación se dio a conocer como ” Reina & Bates “